El alcalde y el despertar de los troles

Política 06/09/2020 Por Primera Info
POR ROBERTO PEÑAYOS. COMENTARIO POLITICO DE LOS DOMINGOS. Los sábados aparecen como moscas justo cuando Galli informa sobre la marcha de la pandemia y si se cambia o no de fase. Habla el alcalde y las redes se inundan de mensajes provocadores y difamatorios. Es la nueva participación política del peronismo: trabajan solamente los sábados.
POLITICA
POLITICA

Esto me lo hizo notar Xavi, un amigo catalán que se jacta de ser homónimo de aquel crack del Barcelona. Precisamente nos unió siempre, y mucho más cuando viví allí durante dos años, nuestro fanatismo por el Barsa que las largas horas compartidas en los cafés de la hermosa rambla catalana.

“Cada vez que habla vuestro alcalde, yo me doy cuenta porque se produce una invasión de troles K que intentan descalificarlo. Son verdaderos haters (odiadores) del jefe de la ciudad y llama la atención el odio que descargan a borbotones”. Me lo dice realmente sorprendido, como si no entendiera tanta pasión negativa en una ciudad de apenas 100 mil habitantes.

Intento explicarle que así es todo el país y que Olavarría no es más que una metáfora de esos odios cruzados que atraviesan no sólo esta coyuntura, sino toda la historia nacional.

Pero desde ese lugar desde donde brotan los mensajes, esos haters autoconvocados o inducidos por el dios dinero que debe salir de alguna caja política, no todos piensan igual por más que el espacio se denomine “frente de Todos”.

Le comento que están muy diferenciados, pero que el grupo predominante es La Cámpora con un jefe incontrastable que ha logrado juntarles las cabezas a kirchneristas, peronistas más ortodoxos y massistas.

En un momento algunos amagaron a conformar un grupo “albertista”, pero desistieron porque todavía no saben qué línea darle. Es que ni el propio Presidente sabe de qué lado está de tantos tironeos que recibe de todos lados.

La gente de Massa todavía no es representativa y no supera la veintena de voluntades.

Son dos concejales -pero casi sin peso alguno-, la filial de un partido de La Matanza y algunas intenciones singulares que buscan un lugar desde donde hacerse escuchar.

Los camporistas se mueven al compás de las becas que distribuye un diputado provincial y el peronismo más ortodoxo tiene sus haters en el camporismo que acaban paralizándolo.

Así le describo el escenario que me toca vivir. En la otra vereda, el alcalde también tiene sus internas pero mientras el peronismo sea tan caótico y despersonalizado, tendrá mandato por largo tiempo y hasta se podrá dar el lujo de elaborar una línea sucesoria.

Troles

A ese peronismo tan mixto sólo le queda ser troles cada vez que hable el alcalde por el tema de la pandemia. El rol político de la oposición pasó a ser ese: ser troles los sábados y luego desaparecen durante toda la semana.

Estos troles o haters son personas sin nombre que publican mensajes provocadores, improbables con la esperanza de generar una opinión adversa al alcalde. ¿Lo lograrán?, no se sabe. O sí; se podrá saber el año que viene cuando la gente vaya a votar.

El alcalde, Ezequiel Galli, supone que nada de esto le hace mella a su figura y que la gente “por más que él cometa errores o que se le complique el tema sanitario, pensando en lo que tiene enfrente, lo va a seguir apoyando”, me comentó un amigo con absoluta seguridad.

Como si a la política no la rigiera el devenir histórico de la realidad, sino que fuera algo que está más allá, en el mismo fatalismo.

“Es y será así hasta que el peronismo no encuentre alguien que sea normal o parecido a la gente”. Y continúa con la misma seguridad de quien está pronunciando una verdad revelada o un postulado de Euclides.

Tal vez tenga algo de razón y que la historia en estos pueblitos suele transcurrir con cierta pereza, y reflejando tardíamente los cambios que se producen a nivel nacional.

Te puede interesar