A un año de la sanción de la Ley de Talles se sigue reclamando su implementación

Nacional 22/11/2020 Por Primera Info
En qué consisten realmente la Ley de Talles, el activismo gordo y la diversidad corporal. Enterate en la nota.
ley talles
ley talles

El pasado viernes 20 de noviembre se cumplió un año desde la sanción de la Ley Nacional de Talles N° 27.521. Sin embargo, aún no fue reglamentada ni implementada. Es decir, ninguna marca de indumentaria la está cumpliendo y tampoco el Estado está asegurando que se lleve adelante lo que la ley estipula.

Tal es la desidia para con esta reglamentación, que la mayor parte de la población cree que respetar la Ley de Talles implica tener "talles grandes" o "talles especiales", rubro que incluso ya tiene sus comercios especializados. Pero la ley va más allá de eso, contemplando la diversidad de cuerpos existente.

La Ley de Talles, punto por punto

Desde el inicio, en su primer Artículo, la Ley explica su finalidad: establecer un "Sistema Único Normalizado de Identificación de Talles de Indumentaria" (SUNITI), correspondiente a medidas corporales estandarizadas. 

Es decir, que para determinar los talles de las prendas es necesario realizar un estudio antropométrico de las medidas y proporciones reales de los ciudadanos. De esta manera, será posible "confeccionar con confiabilidad estadística, distribuciones de frecuencias de talles para cada grupo etario, por género y región, para poder conocer el porcentaje de personas incluidas dentro de un rango de talles considerado".

De esta manera, la medida para clasificar la indumentaria estaría supeditada a la tabla definida por el SUNITI. Este estudio debía estar finalizado dentro del primer año de sancionada la Ley, según se expresa en la misma, algo que aún no ha sucedido.

En cuanto esta Ley esté reglamentada y se implemente, será requisito, además de etiquetar las prendas con los talles correspondientes a la tabla, exhibir en los comercios de ropa un cartel "que contenga las medidas corporales normalizadas".

Otro punto muy importante a tener en cuenta es el Artículo N°9, donde se estipula que los establecimientos de indumentaria deberán garantizar condiciones de atención y trato digno y equitativo a los consumidores, erradicando así prácticas abusivas o discriminatorias y situaciones vergonzantes.

Una vez implementada, la Ley de Talles será acompañada por acciones por parte del Ministerio de Salud y Desarrollo Social, el INADI y todos aquellos organismos que consideren pertinente desarrollar actividades tendientes a la concientización, información o capacitación respecto de la reglamentación. Asimismo, el incumplimiento de la misma merecerá sanciones establecidas en la Ley de Defensa del Consumidor y en la de Penalización de Actos Discriminatorios.

Activismo gordo

Es un movimiento antisistema. Es decir, no le interesa estar dentro de "la norma". Es una militancia política muy vinculada al feminismo y a las disidencias. Es que la diversidad corporal, de la que hablaremos más adelante incluye a personas trans, bizcas, gordos, y cualquier cuerpo que no entre en la norma de lo hegemónico.

El activismo gordo tiene como premisa principal visibilizar los cuerpos gordos y naturalizarlos frente a una sociedad que no los acepta dentro de sus cánones de belleza.

Se oye mucho el argumento de "la gordura es un problema de salud", pero lo cierto es que no todo cuerpo gordo está enfermo o mal nutrido. Este es sólo uno de los tantos prejuicios que se tienen respecto de estos cuerpos.

Además, este tipo de activismo nace en parte por la existencia de la gordofobia, definida como el rechazo de la sociedad hacia los cuerpos que no son los "ideales". Las mujeres suelen padecer en mayor medida esta problemática, porque la presión sobre su estética y belleza tiende a ser mayor que para los varones, aunque nadie está exento de ser discriminado por su cuerpo.

Diversidad corporal

Algo tan simple como vestirse es un derecho, pero gran parte de la población argentina lo considera un problema a la hora de recorrer tiendas. Muchas personas terminan adaptándose a la prenda, porque no encuentran prendas que se adapten a sus cuerpos.

Una frase tristemente popular que puede escucharse en la mayoría de los comercios de indumentaria es "no tenemos talle para vos". También "esta viene en talle único", "no tengo más talle", "probatelá que cede". 

Niñeces, adolescencias y adulteces enteras con complejos cimentados en esas frases, en esas prendas que no entraban, en una mínima cantidad de opciones de las que elegir qué ponerse.

En pleno 2020 pueden verse cada vez más activistas de la despatologización de los cuerpos diversos, especialmente de los cuerpos gordos, indicando cómo incluso desde nuestro discurso cotidiano lo gordo es discriminado. 

De hecho el comienzo de la pandemia significó una contienda entre publicaciones en redes sociales donde la gente, alegando estar aburrida por el encierro, manifestaba haber comido y engordado, acompañando el mensaje con imágenes de cerdos y vacas y agregando comentarios con connotaciones negativas hacia formas corporales que no sean delgadas.

Desde el activismo y las personas que han comenzado a notar este discurso tan instalado no tardó en llegar la respuesta: "mi cuerpo no es tu peor pesadilla", aludiendo al problema que significaba para muchas personas llegar a tener el cuerpo con el que muchas otras conviven desde siempre.

Estos mensajes gordo odiantes reproducen estereotipos muy dañinos para la sociedad en general y para las niñeces y adolescencias en particular. El bombardeo constante de modelos de cuerpo hegemónicos imposibles y la no aceptación del propio cuerpo, que a su vez puede derivar en otras problemáticas. Trastornos alimenticios, depresión, trastornos en la percepción corporal son algunos de los más comunes en nuestro país.

"No subas esa foto que se te ve la panza", "se te marca el rollo", "estás más gordita y así no vas a conseguir novio", "si no tuvieras esos kilitos de más serías tan linda" son algunas de las frases más suaves, pero con un impresionante poder en la autoestima de las personas. 

No se trata solamente de concientizarse en dejar de opinar acerca del cuerpo ajeno, sino en quitarle la connotación negativa a lo gordo, lo distinto, lo no hegemónico. Contra el argumento de "no romanticen la gordura" es necesario decir que cada cuerpo es asunto de quien lo habita, que la salud, el amor propio y algo tan simple como la elección de indumentaria no es asunto de nadie más de el o la dueña de ese cuerpo. 

Todas las personas tienen derecho a quererse, a no sentir culpa por ser quienes son, pero la responsabilidad no es sólo suya. Debemos entender que vivimos en un mundo donde el bombardeo publicitario y ahora también en redes sociales nos muestran metas imposibles con la promesa de que así seremos más felices. 

Pero también es necesario dejar de anteponer la estética a lo que la persona realmente es. "el flaco aquel", "la gordita petisa", "el colorado pecoso" y tantas otras expresiones que reducen a una persona a su aspecto exterior. 

Aceptar la diversidad, eliminar los estereotipos, dejar de juzgar por el aspecto físico es tarea de todos los días. 

Enlaces de interés:
https://linktr.ee/AnybodyArgentina Activistas de la Diversidad Corporal. También podés encontrarlas en Instagram como @anybodyargentina.
https://linktr.ee/gordainsurrecta Corina, modelo, performer y activista gordx. Realizó varias presentaciones en marchas y varietés culturales en Olavarría. En Instagram la encontrás como @gordainsurrecta5.0.
@brenda.mato Brenda Mato es modelo plus size, activista por la diversidad corporal y participa en varios medios de comunicación. En sus redes combina el activismo, la concientización y difunde marcas que tienen variedad de talles.

Te puede interesar