Miguel Arena: “Si no hay solución, taparemos la entrada de camiones a Cementos Avellaneda”

Gremiales 16/01/2021 Por Primera Info
El dirigente gremial de los trabajadores de la seguridad privada reclama que un afiliado sea reincorporado a la agencia que lo echó luego de 14 años. Hubo un incidente dentro de la fábrica de cemento y allí se originó todo. Si no hay solución, el martes o miércoles habrá un conflicto más grande todavía con el apoyo de los gremios locales a la UPSRA.

 

La Unión de Personal de Seguridad Privada de la República Argentina, que en la Delegación Olavarría tiene como representante de los trabajadores del gremio a Miguel Arena, está nuevamente en medio de un problema con uno de sus afiliados, que fue echado por una agencia de seguridad mientras estaba trabajando en el predio de Cementos Avellaneda.

El conflicto explotó a fines de diciembre y luego de varias conversaciones vía telefónica, la solución (que para el sindicato es la reincorporación del trabajador) no llegó, por lo que todo fue creciendo y ahora UPSRA, que cuenta con el apoyo de muchos gremios olavarrienses, tiene pensado hacer una movida que puede llegar a impedir el ingreso de los camiones a la fábrica Cementos Avellaneda. Esto fue lo que contó Miguel Arena:

¿Cuál es el problema que surgió ahora con un trabajador afiliado a UPSRA?

Ultimamente hemos tenido inconvenientes con agencias de seguridad pero los hemos solucionado, pero con la agencia Segupriv –que dice que está en rojo en sus números, aunque en algunos aspectos pero en otros no- tuvimos un problema con dos vigiladores. Roberto Fredes es uno de ellos y está en un puesto en Cementos Avellaneda. Vio que andaba adentro una camioneta y llamó a un móvil para hacer una persecución corta de ese vehículo que andaba por allí, con la mala suerte de que chocaron un poste que estaba caído, el que conducía se lastimó la lengua y Fredes se golpeó en la frente. Ahí empezó el problema. Le pusieron una amonestación porque no debía seguir a ese vehículo porque decían ya estaba fuera del predio.

¿Qué pasó después con los trabajadores que estaban lastimados?

Esta gente de la empresa no conoce las leyes, como la ley 12.297 que regula la actividad de seguridad privada, y entonces al que se lastimó la lengua lo llevaron a la clínica porque le salía mucha sangre y a Fredes, con un golpe en la cabeza, lo dejaron en el puesto. Se ponía una toalla mojada porque le dolía mucho. El encargado Beltrán, de la empresa, trajo al vigilador a la clínica pero con Fredes no comprobó si el trabajador estaba en condiciones físicas, porque se pudo haber desmayado, en un puesto que está lejos y solo. Y encima le dijo que Cementos Avellaneda lo podía echar. No es así, sobre todo con una persona que durante 14 años tuvo una conducta intachable, sin antecedentes.

ARENA2

¿No hubo intento de solucionar el problema dialogando?

Fredes (el trabajador), después de dos semanas, le escribió a ese encargado diciéndole que lo había abandonado. Y tiene razón, porque de alguna manera es abandono de persona. Ahí se originó una conversación por WhatsApp un poco áspera, y a raíz de eso lo echaron, por amenazas, y no le pagaron un peso. Lo echaron en pandemia, el 28 de diciembre, y el suceso fueron unas dos semanas antes. No puede ser que alguien que no tiene antecedentes lo echen así. Además, nunca lo revisaron. Ahora, aunque sea tarde, queremos que se haga estudios por si tiene alguna secuela, y todo eso lo tendrá que pagar la agencia de seguridad e inclusive Cementos Avellaneda. Porque Laspina, el encargado de Recursos Humanos de Cementos Avellaneda, parece que no se entera de nada de lo que pasa en la fábrica.

¿UPSRA fue al Ministerio de Trabajo?

Sí. Tuvimos que hacer una presentación porque dos trabajadores me presentaron una problemática. Dos temas los solucioné con Beltrán, uno no. Y tuve que hacer esa presentación en el Ministerio de Trabajo, con el doctor Lucas Miriuka, porque les daban sándwiches de mortadela a los empleados cuando los recargaban, porque Segupriv dice que no le da la economía ya que según la presidenta de la empresa ella toma agua de la canilla, pero se compró un auto 0 kilómetro, también combis. Y me parece bien que progrese la empresa, pero sin perjudicar a los trabajadores, a eso no lo acepto y hay que darles lo que les corresponde. Yo quiero que lo reincorporen a Fredes, obviamente, porque lo voy a defender hasta las últimas consecuencias como me corresponde. Y dicen que lo echan con causa, pero están totalmente equivocados. Y creo que Cementos Avellaneda es cómplice de esta situación.

¿Cuáles son los pasos a seguir ahora?

Acudí al sindicato AOMA, hablé con su secretario general Alejandro Santillán y me va a dar una mano. Y también los demás gremios olavarrienses. Inclusive Santillán habló con Laspina, quien no se enteró que a los trabajadores les dan tan mal de comer durante su turno. Así que yo quiero hacer un banderazo en la puerta de Cementos Avellaneda y los gremios van a apoyarnos, algunos que están en la Casa del Trabajador y otros –como nosotros- también comprometieron su respaldo. Todos dijeron que sí. No sabemos si martes, miércoles o jueves haremos esa movida, la vamos a hacer por supuesto, nos pararemos en la puerta de la fábrica y si no se soluciona el problema, taparemos la entrada de los camiones. A nosotros nos pueden llevar presos porque defendemos a un trabajador, pero no por corruptos. Esto se tiene que terminar. No puede ser que Cementos Avellaneda no esté enterado de nada y permita estas barbaridades. Salvo que todo se solucione, que es la reincorporación del trabajador.

 

 

Te puede interesar