"Se sigue militando con nuestra salud"

Política 30/01/2021 Por Primera Info
Opinión emitida por Gonzalo Dolagaray (Vicepresidente de la UCR de Olavarría y candidato a Presidente por la Lista 114 “Protagonismo Radical”) y Belén Vergel (Candidata a Vicepresidente de la UCR de Olavarría por la Lista 114 “Protagonismo Radical”).
IMG_8129

Es oportuno dejar en claro nuestra preocupación respecto a la utilización de la aplicación de la
vacuna Sputnik V para nuevamente intentar sacar réditos políticos. Es necesario que
diferenciemos el Estado de un partido político, la salud es pública y no puede tener tinte político,
estamos atravesando un momento muy delicado y a ello debemos adicionarle mezquindades de
actores inescrupulosos.


La campaña de registro para la vacunación contra el COVID-19 que está implementando el
“Estado” y que utiliza el Frente de Todos para su propaganda política, es preocupante. El solo
hecho de citar a las personas a una entidad partidaria para un registro que debe ser una política de
Estado e implementado con la mayor seriedad que el caso amerita es irresponsable y oportunista.


Son muchos los vecinos que desean recibir la vacuna, y esperan ansiosos que ese momento llegue
porque ven una salida a esta larga pandemia que nos toca vivir. Pero la alegría de la posible
solución la tiñeron de oportunismo, el ciudadano para vacunarse tiene dos opciones ingresar a la
app o hacerlo en forma presencial en una Unidad Básica o algún local partidario que responda al
color político gobernante. Contamos en la ciudad de Olavarría con oficinas gubernamentales
suficientes como para llevar adelante el registro sin necesidad de que nuestros vecinos deban
acudir a un local partidario que nada tiene que ver con el Estado.


Fueron las mismas mezquindades e intenciones las que hicieron que tuviéramos el problema de
donde se guardaban las vacunas: claramente debía ser en un lugar de dominio provincial, no
municipal. Para ello, el personal responsable montó un “centro de refrigeración”, con un freezer y
una conexión eléctrica insegura, que aguardamos que la justicia determine libremente las
responsabilidades de la pérdida de 400 dosis. Segundo, anotarnos en locales del PJ ó afines para
poder recibirla y tercero (para terminar el relato) la vacunación según se puede saber se realizaría
en las escuelas.


Esto último, nos obliga a reflexionar sobre lo siguiente: las escuelas deberán estar equipadas con
la refrigeración necesaria para guardar las vacunas, contar con un sistema eléctrico acorde a la
circunstancias, y estar preparadas para llevar adelante esta labor. ¿Quién será el responsable si se
vuelven a perder dosis? ¿Tenemos escuelas preparadas para esto? Algunas de las interrogantes
que surgen debido a que todos sabemos y conocemos el estado de la infraestructura de muchos
edificios escolares.


Por otro lado ¿Que más le vamos a pedir al sistema educativo o mejor dicho a la escuela? deben
preparar para vacunar, planificar el inicio de clases, ser centro de contención de la realidad que
deja la pandemia en el hogar, etc. Sabemos también de la ola de problemas existentes que se
encuentran encapsulados y cuando el niño logre volver a sociabilizar exteriorizará y desde la
escuela se deberá acompañar y resolver con todo su equipo en plenitud.


Olavarría cuenta con un amplio sistema de salud público y privado, ¿porque no se utiliza? Sería lo
correcto, pero parece que lo correcto para el kirchnerismo no es importante, su prioridad es tratar
de imponer su ideología aun con un tema tan sensible como este. La salud de los vecinos en
segundo lugar, primero el beneficio político.

Según aseguro por ahí algún ministro “están prestando colaboración y lo podría hacer cualquiera”.
Por el contrario de la sensación que ya tenían todo muy bien organizado y lamentamos tener que
decir esto pero como confiar en que los datos de la gente que se inscriban van a estar bien
resguardados, que no van a ser utilizados para otra cosa en un futuro cercano y que no van a hacer
amiguismo con la vacunación. Nos tomamos el atrevimiento de desconfiar porque hay sobrados
ejemplos de negligencia, de oportunismo y de subestimación.


Volvamos a principios de este año ¡fuimos noticia en todo el país porque se perdieron 400 vacunas
de las primeras 450 que llegaron! Luego nos enteramos que en algunos lugares se vacunaron
concejales que no tenían prioridad alguna. También tuvimos que soportar al Secretario de DDHH
de la Nación diciendo que las denuncias realizadas en la provincia de Formosa son operaciones
políticas cuando a los ojos de todos está en claro las aberraciones que se están cometiendo. Esto
sólo por citar algunos ejemplos.


Es por esto que desde la Unión Cívica Radical de Olavarría le reclamamos al Frente de Todos y al
Gobierno Nacional y Provincial mayor seriedad, menos improvisación, más información y menos
abuso de la autoridad. CON LA SALUD NO! Basta de hacer política con las necesidades del pueblo y
con los recursos de los ciudadanos. Las vacunas no tienen color político, son de todos los
argentinos y para todos ellos debemos de albergar una solución sin oportunismos y
mezquindades.

Te puede interesar