El brutal ajuste kirchnerista y la salida del peronismo moderado

Política 02/05/2021 Por Primera Info
COMENTARIO POLÍTICO DE LOS DOMINGOS. POR ROBERTO PEÑAYOS. El gobierno de los Fernández ajusta mucho más que el neoliberalismo. En España se preguntan si con Pfizer hubo un intento de cohecho. El kirchnerismo, bajo la sospecha mundial por el tema de las vacunas. El peronismo moderado intentará dos salidas: por el medio y por Cambiemos.
POLITICA
POLITICA

Por Roberto Peñayos

Me contaba mi amigo Patxi, de Barcelona, que un amigo le preguntaba qué es lo que está pasando en Argentina, que no hay vacunas, que otra vez se repiten las cuarentenas y todo lo demás. El barcelonés le respondía, al menos es lo que me transmitió: “es que en ese país los gobernantes son una banda de inútiles y corruptos. No prepararon el sistema sanitario y tampoco compraron vacunas”, y les advertía que con Pfizer pudo haber habido algo raro porque el laboratorio utilizó argentinos para probar la vacuna, luego les ofreció 14 millones de dosis y luego se retiró sin que nadie supiese por qué lo hacía.


Mi amigo piensa que en Argentina todo es raro, demasiado quizás, y el ajuste no es malo si lo hace el peronismo. Los sindicatos han sido cómplices de este ajuste fenomenal que viene aplicando Alberto Fernández y los trabajadores también se callan la boca y no les reclaman nada a sus representantes. Con el peronismo siempre pasó lo mismo y los trabajadores se someten con absoluta docilidad a la sumisión de sus dirigentes y a la corrupción escandalosa de sus jefes. Es como si los laburantes aceptaran verdugos siempre y cuando sean peronistas.

¿Qué pasó con Pfizer? ¿Les pidieron coimas? ¿Por qué el laboratorio les está vendiendo a Uruguay y a Chile y no a Argentina? ¿Hubo un Lázaro Báez en la negociación?. Las preguntas son muchas pero todavía no hay ninguna respuesta. Pero el Presidente apeló al cierre de los accesos, como si pudiese hacerlo.

“Lo lamentable de todo esto es que a pesar de la pandemia, avanza a pasos acelerados un autoritarismo espantoso, casi totalitario y nadie hace nada”, reflexiona mi amigo de Barcelona, y estoy seguro que quien lea esto sentirá la misma impotencia que siento yo por falta de respuestas. “Que suerte perra que tienen ustedes que justo la pandemia los tome con este gobierno de inútiles”, exclama Patxi, como apiadándose de mi y de mis compatriotas.

Acá es diferente

Como en la época del eseverrismo, ya nadie piensa que pueda existir algún espacio político que le pueda ganar al gallismo, y mucho menos en el peronismo. La estructura estrictamente verticalista del kirchnerismo no cautiva a nadie y para colmo no tiene el candidato perfil olavarriense que pueda ganar.

Tanto Federico Aguilera como Maximiliano Wesner no caen mal a la gente, pero cuando los votantes piensan que está el camporismo detrás, de inmediato se ponen a pensar en otra opción. Y como el espacio no genera ni soportaría un candidato independiente, el resultado está a la vista. Juntos por el Cambio piensa hoy en quien puede ser quien encabece la lista, si Bruno Cenizo o Germán Caputo. Solo bastaría convencerlo al titular de Salud, que se autodefine como un profesional y nada más.

En los últimos tiempos han surgido otros nombres, pero ninguno que tenga el peso de estos dos. Y para Ezequiel Galli no será una elección cualquiera, sino la que lo consolidará para 2023. El peronismo independiente ya piensa en ir construyendo una opción alternativa dentro de Cambiemos y crecer desde allí. Suponen que si Mauricio Macri se corre del escenario, será el peronismo el que comenzará a tallar. Ya existen algunos peronistas muy intendenciables que están pensando en esta estrategia y ya están hablando con sindicatos, empresarios y otra clase de dirigentes sociales para ir construyendo una alternativa viable para dentro de dos años, sea por la ancha avenida del centro o por Cambiemos.

De las dos maneras le van a restar votos al Frente de Todos, o de Algunos, nada más, porque la diáspora ya es cada vez más notable. El plan está en marcha y solo resta creer en él para afianzarlo en la comunidad. En Olavarría todo está por verse, como la eficiencia de las vacunas.

Te puede interesar