Una olavarriense "Verde y Consciente"

Comunidad 16/05/2021 Por Primera Info
Manuela es docente, oriunda de Olavarría y su cuenta de Instagram, donde comparte su transición a una vida más sustentable y consejos e información sobre ambientalismo y sustentabilidad, ya tiene 29 mil seguidores. En diálogo con Primera Info explicó la importancia de modificar hábitos con el fin de generar un menor impacto en el planeta. "Esto es más fácil de lo que parece", aseguró.
manuela activismo
manuela activismo

Manuela tiene 30 años, es oriunda de Olavarría y actualmente es profesora de inglés en La Plata, donde vive hace varios años. Su perfil de Instagram @verdeyconsciente -que ya cuenta con 29 mil seguidores- tiene por descripción "En transición a una vida más saludable y sustentable" y allí comparte no sólo tips y material sobre ambientalismo y sustentabilidad, sino su propio camino hacia el cambio de hábitos para llevar un estilo de vida en concordancia con su deseo de cuidar el medio ambiente, su propia salud y generar el menor impacto posible en el planeta. 

Con la claridad que caracteriza a una docente, Manuela dialogó con Primera Info y explicó cómo pequeños cambios en un gran número de personas pueden generar modificaciones a gran escala, "como puede ser una legislación o incluso un cambio a nivel representativo". Ejemplo de esto es la reciente Ley de Educación Ambiental, sancionada por unanimidad en Cámara de Senadores el pasado 14 de mayo.

La misma propone la creación de la Estrategia Nacional de Educación Ambiental Integral y de las Estrategias Jurisdiccionales de Educación Ambientan Integral; la elaboración de estrategias y políticas ambientales; que cada jurisdicción impulse anualmente una acción comunitaria fomentando el "Compromiso Ambiental Intergeneracional" y asimismo impactará en los jóvenes estudiantes, permitiendo comprender la interdependencia de todos los elementos que conforman e interactúan en el ambiente, el respeto y el valor de la biodiversidad, el reconocimiento de la diversidad cultural y el ejercicio del derecho a un ambiente sano.

manuela ley educacion ambiental

Manuela contó que hace 3 años se encuentra en esta transición hacia un estilo de vida más sustentable, si bien hoy sus hábitos no lo son al 100%, "porque vivimos en un sistema que no lo permite", su afán por investigar y hacer todo lo posible desde su contexto para cuidar el planeta la han llevado a grandes cambios estructurales de su cotidianeidad.

Hacía años que Manuela reciclaba y siempre estuvo interesada en el ambientalismo. "Más de adulta me empecé a relacionar con gente más metida en el activismo y empecé a leer por mi cuenta, primero sobre basura cero y me empezaron a hacer ruido ciertas cosas", indicó. En 2018 se presentó la oportunidad de vivir en Inglaterra y durante el tiempo que pasó allí pudo ver "un nivel de consumismo y de plástico y basura increíble". 

"No podía comprar manzanas sueltas, todo es supermercado, cadena, Tesco, todo con plástico", contó y fue en aquel momento en que empezó a leer acerca de reducir la basura que uno genera y sobre el plástico y su impacto negativo en el ambiente. 

Este primer acercamiento a la filosofía "Zero Waste", que consiste en prácticas para evitar lo máximo posible la generación de basura, llevó a Manu a sus primeros cambios. Compró pañuelos de tela, botella reutilizable, cubiertos y finalmente comenzó a leer sobre la alimentación. Estando aún en Inglaterra y habiendo leído acerca del impacto de la industria ganadera decidió ser vegetariana. En ese país encontró muchas opciones para ese tipo de alimentación, pero persistía la problemática del envasado en plástico, "seguía comprando todo empaquetado", explicó.

"Ahí conocí lo que se llama 'alimentación basada en plantas'". Sobre esto, explicó que cada persona tiene su concepción, pero en su caso su alimentación se basa mayoritariamente en 5 tipos de alimentos: frutas, verduras, granos o cereales, legumbres y semillas. Existen modalidades más estrictas, sin embargo Manuela indicó que ella trata de evitar los ultraprocesados, como galletitas, gaseosas, tanto por su salud como por el planeta.

Los consejos que Manu iba adoptando para su propia vida, también los compartía en su página de Instagram personal. Otras personas comenzaron a escribirle contándole que gracias a sus tips comenzaron sus propios cambios y, por insistencia de su hermana, Manuela creó Verde y Consciente. Esto le permitió seguir a otras cuentas de activistas, compartir recetas, información, consejos y en menos de un año ya tenía 10 mil seguidores.

Hoy, llegando a los 29 mil, podemos encontrar stories de Instagram sobre huerta (la de su patio), compostaje, minimalismo, reducción de residuos, gestión menstrual, hábitos, bullet journal, entre otras temáticas. "A veces no puedo creer la cantidad de gente que me sigue, es increíble que tanta gente se interese en esto y en lo que tengo para decir" contó Manu, que tiene followers de Mendoza, San Juan, Chaco, España, Chile, Uruguay, pero más que nada de La Plata y Buenos Aires.

Crisis climática, primeros pasos y "activismo imperfecto"

Lamentablemente, en palabras de Manuela, "a veces uno piensa que los efectos de la crisis climática (ya no hablamos más de cambio climático) no nos afectan, pero la realidad es que hay mucha gente afectada por esto, en general son las poblaciones más vulnerables y es lo que les va a pasar a generaciones futuras, nuestros hijos o nietos. Estamos hablando de acá a 10 años, de la posibilidad de la gente más joven de tener un futuro habitable".

manu colillas

Es por ello que los cambios que impulsarán otros mayores no empiezan por la generación de Manu y las próximas, sino que es responsabilidad de todos -grandes y chicos- tomar conciencia. De este modo e informándonos o intercambiando con personas empapadas en estas temáticas lograremos contar con motivación para comenzar a modificar hábitos que no son sustentables y que incluso pueden deteriorar nuestra salud o calidad de vida.

En el caso de Manuela, su motivación es el planeta. Como pasa frecuentemente en Internet con el ambientalismo, las personas tienden a enfocarse en "lo que no se hace". Es decir, en lo dificultoso que suena dejar de comer carne, de comprar productos de higiene industrializados o cocinar con nuevos ingredientes. "Yo empecé a comer un montón de cosas que no sabía que existían, se me abrieron muchas posibilidades en la cocina, que yo nunca fui muy de cocinar, hoy en día subo recetas porque lo disfruto, gané autonomía y un poder de saber lo que cocino" detalló. 

receta plant based

"Lo que tiene la alimentación basada en plantas es que tenés que aprender a comer de nuevo y descubrir otras cosas y combinaciones, desestructurar el esquema que traemos de toda la vida. No quiere decir que sea más difícil o más caro, simplemente es distinto", refirió sobre el mito de que este tipo de alimentación suele ser cruel con el bolsillo.

Además, aquí es donde entra el juego el "activismo imperfecto", el razonamiento que expresa que no son necesarios unos pocos activistas perfectos, que hagan todo bien, sino que se requieren para realizar cambios reales en el planeta millones de activistas imperfectos, haciendo lo que pueden desde su lugar y militando desde los espacios que ocupa.

activismo imperfecto

La cantidad de información que circula al respecto, afortunadamente, es mucha, pero esto puede resultar abrumador para cualquier persona que se inicia en el camino de transición a una vida un poco más amigable con el medio ambiente. Es por eso que Manuela brindó algunos consejos desde su experiencia:

"Estar replanteándose el hecho de cambiar es el primer paso", manifestó. Un segundo paso: "Empezar por lo que menos nos cueste". Esto puede ser llevar una bolsa de tela a los comercios; en caso de comer viandas en el trabajo, utilizar los propios cubiertos en lugar de los descartables;  una vez a la semana ir al trabajo en bicicleta o caminando; tener una botella reutilizable, cepillo de dientes de bambú, entre otros consejos que podemos encontrar en cuentas como la de Verde y Consciente.

Otras estructuras cotidianas que pueden cambiarse con mayor facilidad consisten en cambiar elementos, como las esponjas o el shampoo por uno sólido, reemplazar las toallitas y tampones por la copa menstrual, entre otros. En este sentido Manu hizo una aclaración: si, el shampoo sólido es más caro por sus ingredientes, pero "va acompañado por otros cambios, no te lavás el pelo tan seguido" y esto, además, aporta al ahorro del agua.

Estas modificaciones deben darse de a poco y sin perder la motivación, sea cual sea la propia. Puede tratarse de querer llevar una vida alineada con los valores de cada uno, sentirse bien, ser sustentable, militar una causa. De la mano de informarse, intercambiar con personas que están en el cambio, y comunican y visibilizan hará que comencemos a preguntarnos cómo queremos vivir nuestra vida y qué mundo queremos dejar a las próximas generaciones.

Manu, que aseguró que su estilo de vida no le consume tanto tiempo como la gente piensa, concluyó con el siguiente mensaje: "Esto es más fácil de lo que parece. Hay que priorizar qué valores tenemos, cómo queremos vivir nuestra vida. Hago lo que puedo en el contexto en el que estoy, me pregunto qué puedo hacer y empiezo por eso. A cualquier persona que esté leyendo esto le diría que arranque hoy y mañana ve qué más puede hacer".

Fotos: Instagram @verdeyconsciente

Te puede interesar