"La Máxima" y su programa de reproducción de reptiles en peligro de extinción

Comunidad 01/06/2021 Por Primera Info
Este programa se lleva adelante en el Bioparque desde 2018, adaptando el ambiente de estos animales a sus características. Actualmente hay en La Máxima dos hembras y un macho de Boa constrictor provenientes del mascotismo.
La-Maxima-Reproduccion-de-Reptiles-2
La-Maxima-Reproduccion-de-Reptiles-2

Desde el año 2018 en el Bioparque Municipal “La Máxima” se encuentra en marcha el programa de reproducción de boas Constrictor constrictor.

En diferentes etapas llegaron al Bioparque dos hembras y un macho de “Boa Constrictor constrictor” provenientes del mascotismo y que fueron acercadas a través de la alianza entablada con Fauna Nación.

Desde ese momento se comenzó a pensar en el  programa reproductivo, redefinir los espacios del y adaptar ese ambiente a las características de estos animales.

Se trabajó en un nuevo ambiente con una pileta que les permita a los animales sumergirse para termorregular, amplio para sus desplazamientos horizontales y también se pensó en un desplazamiento vertical con ramas y palos que les permitan trepar.

Los trabajos estuvieron coordinados por el Encargado de Bienestar Animal Matías Graciarena y los  médicos veterinarios Horacio Grand y Federico Larroudé, junto al cuidador Víctor Díaz.

“Generar este programa, pensar en las diferentes etapas resulta importante teniendo en cuenta la estrategia de conservación que se están desarrollando y pensando en nuestro Bioparque para todas las especies”, sostuvo Flavio Maldonando.

“En estos animales además tiene un valor especial la concreción del programa reproductivo por tratarse de animales provenientes del mascotismo, esta especie ha experimentado un incremento de popularidad como mascota una de las razones por las que la especie y sus poblaciones se encuentran en estado vulnerable en los últimos años”, agregó Maldonado.

Especie: Boa Cnstrictor constrictor

Es una serpiente tropical no-venenosa de gran tamaño, robusta y muy fuerte. Los adultos suelen alcanzar los 2.5 m de longitud, aunque se han conocido especímenes de hasta 4 m. Su cabeza vista dorsalmente es grande y triangular, estando bien delimitada del cuerpo por medio de un cuello más estrecho. Los dientes son fuertes y el hocico se observa truncado.

Distribución y Hábitat

Esta especie está ampliamente difundida desde el centro de México, toda Centro y Sudamérica. Su hábitat natural varía muchísimo, y se las puede encontrar en zonas áridas, playas, bosques tropicales, cuevas, manglares, pastizales y campos de cultivo.

Alimentación

La boa mata a sus presas por constricción. Sus hábitos de caza son crepusculares o nocturnos, manteniéndose durante el día escondidas. Utiliza sus escamas sensibles al calor para localizar a sus presas. Una vez que la víctima ha sido vencida, la boa se la traga entera.

La dieta de las boas es bien variada. Las serpientes jóvenes comen ratones, pequeñas aves, lagartijas y ranas. A medida que ella crece, aumenta el tamaño de sus presas. Los adultos comen monos y hasta ocelotes. Esta serpiente tiene un modo de vida semi arborícola. Una de sus presas preferidas son los murciélagos, a los cuales caza colgándose de las ramas de los árboles localizados cerca de las salidas de las cuevas, atrapándolos en el aire. También son buenas nadadoras y pasan mucho tiempo cerca de los ríos, a la espera de presas que se acerquen al agua para beber.

Debido a que la boa es de sangre fría y de movimiento lento, no requiere una gran cantidad de alimentos. Después de comer presas de gran tamaño, no comen durante una semana o más.

Son valoradas como control de plagas de roedores.

Reproducción

Son animales cuya reproducción es estacional. Las hembras emiten feromonas desde su cloaca para atraer a los machos. Durante la cópula el macho deposita su esperma en la cloaca de la hembra, produciéndose una fertilización interna de los huevos. Las hembras paren pequeñas boas vivas.

Estado de Conservación

Todas las subspecies de Boa constrictor se encuentran en el Apéndice II de CITES. Su piel y cabezas son usadas para llaveros, pequeños bolsos, correas, y otras artesanías. Además, ha experimentado un incremento de popularidad como mascota en los últimos años. Esto indica que la comercialización de la especie debe ser controlada para no ponerla en peligro de extinción.

Te puede interesar