Olavarría protagonista de la liberación más grande de cóndores de la historia de Argentina

Comunidad 21/09/2021 Por Primera Info
Mawun proviene de una postura en el Bioparque La Máxima y Lihuen nació allí. Ambos especímenes fueron trasladados y criados en otros parques.
Liberacion-Condor-3-scaled
Liberacion-Condor-3-scaled

Siete ejemplares de Cóndor Andino (Vultur gryphus) fueron liberados el 17 de septiembre de 2021, en las Sierras  de Paileman, Departamento Valcheta, Provincia de Río Negro, en el marco del histórico evento de conservación  denominado El Retorno del Cóndor al Mar.

A mediados del siglo XIX, naturalistas como Charles Darwin, Enrique Hudson y Perito Moreno, avistaban  Cóndores en la costa Atlántica Patagónica, incluso tan al norte como la desembocadura del Río Negro.

Esta  imagen, que cautivó a los antiguos naturalistas, se había perdido con la extinción local de la especie durante más de un siglo. Sin embargo, a partir de diciembre de 2003, gracias a un esfuerzo internacional de conservación  denominado “El Retorno del Cóndor al Mar” fue posible reintroducir la especie en su antigua área de  distribución.

Desde entonces, 64 ejemplares han sido liberados y de ellos 15 han sido aportados por el Bioparque Municipal La Máxima y, gracias a intensos trabajos de campo y  sofisticados sistemas de seguimiento satelital, sabemos que unen en sus vuelos la cordillera con el mar, llegando  a recorrer distancias mayores a 600 km desde su lugar de suelta, evidenciando los lugares clave para la  conservación de estas fabulosas aves.

Estos ejemplares han ido madurando y, a partir del año 2009, obtuvieron  sus primeras crías. Desde entonces, ya son 10 los pichones nacidos en la costa atlántica de Patagonia y de estos pichones nacidos en Olavarría eligieron la zona de Pailemán para anidar. El pichón, un macho, fue bautizado con el nombre Sayhueque, en honor al Cacique.

La liberación más grande de argentina: “Un orgullo para Olavarría”

El 17 de septiembre 2021, como un XVII capítulo de acción, siete cóndores se sumaron a este gran desafío, en  la liberación más grande de cóndores realizada en Argentina.

Ellos tienen diferentes historias. Piuque Wenú (Gran corazón) fue rescatada por personal del Parque Nacional Nahuel Huapi, en Villa La Angostura, Neuquén, ella estaba gravemente intoxicada por ingesta de balas de plomo  y fue rehabilitada en el Ecoparque de Buenos Aires.

Tayel (Canto Sagrado), proveniente de una postura en Bioparque  Temaikén, fue incubada artificialmente y criada con asistencia de títeres de látex en el Ecoparque de Buenos Aires.

Mawun (Lluvia), proveniente de una postura en Bioparque La Máxima, Olavarría, fue incubada y criada en el Ecoparque  de Buenos Aires.

Pachamama (Madre Tierra) nacida y criada en ZooParc de Beauval en Francia, Kume Feleal (Buen Vivir)  nacida en Bioparque Temaikén fue criada en aislamiento humano en el Ecoparque de Buenos Aires.

Kurruf (Viento) fue  rescatado por los miembros de la Estación de Fauna Autóctona de Salta y rehabilitado en Bioparque Temaikén.

Lihuen (Luz de vida) nació en Bioparque La Máxima, Olavarría se crió con sus padres (Rawson y Cura) en nuestra ciudad  y terminó continuó su crianza y sociabilización en el  Bioparque Temaikèn.

Los siete ejemplares se sumaron a este gran desafío del Retorno del Cóndor al Mar. Los mismos fueron liberados  en las Sierras de Paileman, Departamento Valcheta, Provincia de Río Negro, luego de las tradicionales  ceremonias ancestrales de pueblos originarios. El Retorno del Cóndor al Mar entró en el décimo séptimo capítulo de liberación. Con estos ejemplares suman 64 cóndores liberados en la costa del Atlántico y, en el marco del PBCCA, 215 cóndores liberados en todo  Sudamérica.

Luego de intensos cuidados en aislamiento humano estos ejemplares están listos para retornar al mar y las  sierras de Pailemán serán nuevamente el escenario de un nuevo suceso histórico, símbolo que la armonía entre  el hombre y la naturaleza aún es posible.

“Es importante destacar que el trabajo de este programa de conservación en nuestra ciudad se sostuvo a lo largo de 16 años, atravesando diferentes gestiones y miradas’, resaltó Flavio Maldonado, director del Bioparque Municipal.

“Esto resulta fundamental para comprender cómo actúa la naturaleza y cómo se desarrollan sus ciclos, llevan tiempo y debemos respetarlos y consolidarlos con paciencia y trabajo permanente”, destacó.

Al mismo tiempo sostuvo que “siempre las gestiones se han comprometido con estos proyectos de conservación y nuestro Bioparque Municipal se ha logrado ubicar  como referente local, regional y nacional en el trabajo de conservación de especies, mediante un trabajo constante y sustentable en el tiempo”.

“Hace dos años se frustró la construcción de la nueva condorera, el proyecto sigue en carpeta y se encuentra más vigente que nunca, el Ecoparque de Buenos Aires ha decidido ampliar el programa de conservación y nosotros desde Olavarría  queremos seguir el mismo camino, un camino que consolida los programa de conservación de especies y de ambientes en Olavarría y en la Argentina”, concluyó Flavio Maldonado.

Te puede interesar