Libros: “Sin novedad en el frente”, de Erich Maria Remarque

Paul es un joven alemán que ha sido convocado al frente en la Primera Guerra Mundial. Sus reflexiones acerca de la guerra, el miedo, el desconocimiento, el vacío de la existencia, la tragedia pero también sobre la belleza de las pequeñas cosas, la amistad y el amor.

Cultura 12/11/2023 Primera Info Primera Info
libro

Rodrigo Fernández

[email protected]

@soyrodrigofernandez


Los lectores siempre ponemos al cine en el segundo lugar. No hay versión mejor que el libro y quizás eso tenga que ver con que la lectura es un proceso tan subjetivo y librado a la imaginación que esas dos cuestiones a veces no combinan. Hay, claro que sí, honrosas excepciones pero en general no ocurre. Aunque el motivo aquí es otro. Porque casi nunca se habla de aquellas películas que logran que uno, luego de verlas, vaya enseguida a buscar el libro.


Hace varios meses Netflix estrenó una nueva versión de “Sin novedad en el frente” y fue la editorial Edhasa la que poco después volvió a poner en los estantes la maravillosa novela de Erich Maria Remarque. Un relato que si bien es ficcional se basa en la propia experiencia del autor en la Primera Guerra Mundial.


“Estamos abandonados como niños y somos experimentados como ancianos. Somos groseros, tristes, superficiales... Creo que estamos perdidos” dice Paul, quien hace poco dejó atrás la Escuela Secundaria cuando es llamado al frente. No está solo porque muchos de aquellos chicos con los que creció comparten trinchera. Día por día, la mirada de Paul recorre va del campo de batalla a los barracones donde duermen, comen y se preparan para volver a enfrentar a un enemigo que ni siquiera conocen.


“Cuando partimos hacia el frente somos soldados malhumorados o alegres; cuando llegamos al sector donde empieza el frente, nos hemos convertido ya en bestias humanas”.


Son sólo adolescentes que entienden mucho mejor que los adultos el mundo en el que viven. La crueldad y la belleza por momentos los confunden y sienten que los generales y los que se definen como patriotas, se esconden detrás de los escritorios donde se firman las declaraciones de guerra.

“Somos ante todo soldados, y luego, de un modo extraño y vergonzoso, individuos”.


Cuando la novela se publicó en 1929, muchos vieron en ella un libro antimilitarista. No podemos decir que no lo sea pero hay algo mucho más profundo en cada una de las reflexiones de su protagonista. Una manera de valorar lo simple de la vida, más allá de la sangre y la muerte en el campo de batalla.

Te puede interesar
Lo más visto