El más grande artista del rock cumplió 72: yo estuve con él

Espectáculos 17/01/2021 Por Primera Info
Indio Solari incide con su mensaje en miles de personas. Un tipo único, por su obra, no por su vida personal. Crónica de un fanático.
poppy indio

Empecé a escucharlo más o menos a mis 12 años, estamos hablando del año 1992, luego que se difundiera su disco más "comercial" La Mosca y la Sopa. Obviamente atrapado por sus melodías pegajosas y letras  graciosas, ya que no interpretaba el contenido de las mismas.

Por algo los seguí escuchando a Los redondos, para mí, el grupo siempre fue el Indio, con la ayuda de Coco Oliván, quien luego de meses de asedio, me grabó  en casete Oktubre y Un Baión para el Ojo Idiota si mal no recuerdo. 

El siguiente paso fue el disco pirata "En Directo" y el doble "Lobo Suelto, Cordero Atado", el primero grabado, el segundo en casetes originales. 

Eso me siguió gustando y en 1996 mis padres accedieron a mis insistencias y me llevaron a ver a Patricio Rey a Mar del plata, al boliche Go! en avenida Constitución de la feliz. 

Me dejaron en la fila del sábado (segunda noche de una secuencia de 3 días ricoteros). No fue la mejor experiencia de lo que recuerdo, flaquito, campechano e ingenuo, los humos que merodeaban en el recinto me alteraron un poco los sentidos. De todas maneras lo disfruté, y observé infinidad de situaciones y escenas. 

La peor y más importante, a mi criterio, un Indio fastidiado, sin hablar con la gente y cumpliendo con su compromiso. Abrió con "El pibe de  los astilleros" y los Redondos tocaron un repertorio de hasta ese momento, cinco discos de  estudio (Gulp, Oktubre, Un baión, Bang Bang y La Mosca y La Sopa). 

Esa noche, sábado 8 de junio de 1996, tocaron algunas canciones del flamante y excelente disco Luzbelito, desconocidas para casi todos ya que había salido a la venta pocos días antes. 

De todas maneras, fue un show compacto, sobrio, profesional y acá cuento que me di el lujo de verlos en un lugar con solamente 3 mil asistentes, hecho que jamás volvería a ocurrir. 

La segunda vez fue en el Polideportivo de la misma ciudad, ya en 1997, pero esta vez fui solo, en colectivo, y me hospedé en el hotel Roberto que si no me equivoco estaba sobre la calle Bolívar frente al Hotel América, donde íbamos todos los años con los Torneos Juveniles Bonaerenses. 

Anécdota: la entrada al recital se conseguía el día anterior en alguna disquería o punto de venta. El día del  recital vinieron dos amigos del Barrio jardín de Olavarría y juntos asistimos al recital. Uno de ellos logró tomar una púa al final. Me ayudaron por su edad y contextura a sobrevivir cerca de la baranda del frente. 

Me jacto de que los "llevé" y apadriné en semejante evento. Luego dormimos en el piso en la Terminal y regresamos al otro día a la ciudad. 

Después ocurrió lo de "Olavarría", la famosa prohibición de Don Helios y la conferencia histórica en la que el país conoció al Indio y todos se quedaron boquiabiertos con sus precisos, modernos y certeros conceptos. 

Nuestros padres y mayores nos subestimaban, pero al escucharlo hablar se dieron cuenta de que lo que decía ese pelado nos llegaba e identificaba. 

Pasó la suspensión, Tandil, Racing, River y el interior, y la movida se agigantó no por marketing, cada vez más eramos los que sentíamos pasión por esas canciones. Sin explicar, interpretando, debatiendo, o renegando también. 

Nuestro país es único y este fenómeno contemporáneo que la vida nos ha dado también. Lo quieras o no, merece ser escuchado... por algo trascendió generaciones. Un tipo al que no admiro como persona pero que debe ser fascinante escucharlo hablar de generalidades, anécdotas e historias de la psicodelia, movimiento al que frecuentemente menciona respecto a su formación en su juventud.

El Indio Solari, una frase hecha, pero "mi único héroe en este lío". Después de mis hijos y mi entorno, es mi única pasión. 

Lloré por Maradona noches enteras sin haber sido fanático, sí por haberlo admirado y bancado siempre. Deseo que el Indio Solari sea eterno, por el bien de la humanidad. 

Prometo explayarme más (si a alguien le interesa o llama la atención), tengo muchas opiniones por exteriorizar que nunca han salido a la luz, o solamente con algún puñado de amigos. 

Hoy brindo por tus 72, y ojalá sean varios más en los que puedas estar en buena forma y seguir regalando tu obra, que tanto bien nos hace a muchos. Te admiro y te quiero. 

 

Te puede interesar