Mumala: "Al patriarcado lo fomenta la bifurcación que desencadenó dos movilizaciones casi a la par"

Género 09/03/2021 Por Primera Info
Desde la organización se expresaron acerca de la competencia del ámbito público en temática de género, el desinterés del Estado y la priorización de los partidos políticos por sobre los reclamos del 8M.
8M (1)
8M (1)

Mumala Olavarría, perteneciente a Barrios de Pie, emitió un comunicado poniendo como eje central los 70 femicidios registrados en Argentina en 68 días y la necesidad de declarar la Emergencia Ni Una Menos:

El Ministerio de Mujeres, Género y Diversidad, fue constituido el 10 de diciembre de 2019. Para el año 2020 el órgano a nivel nacional tuvo una partida presupuestaria de 545.485.382 millones de pesos, de los cuales 384.426.492 fueron para cubrir el salario de 70 trabajadores, que es la suma de cargos que van desde directoras, secretarias, subsecretarías hasta coordinadoras, achicando a menos del 50 % el monto asignado, lo cual impacta en las políticas públicas inexistentes, ya que además de este recorte, la valuación restante continúa a la baja, ya que luego, el presupuesto, es dividido entre las 23 provincias, y luego estas, vuelven a reducir según cada municipio.

Cada una de las 70 áreas deberían diseñar, evaluar y ejecutar políticas públicas nacionales con el fin de prevenir, erradicar y reparar acciones violentas por motivos de género, además de asistir a quien se exprese cómo víctima de estos hechos durante todo el proceso, que inicia al momento de la denuncia, con el fin de evitar el peor de los desenlaces, que es La conversión de caso de violencia de género a femicidio.

Es doloso, irritable, incomprensible y genera tal impotencia que la frase de Úrsula Bahillo, víctima de un femicida y de un Estado ausente, que nos interpela en su desesperación diciéndonos, “EL DIA QUE NO ESTÉ, ROMPAN TODO”, se nos vuelve carne en las entrañas hoy que físicamente ya no la vemos.

Cuando notamos que, en apenas 68 días, ya se suman 70 víctimas por femicidio y lo peor es conocer que ellas intentaron realizar y utilizar todas las herramientas que la Nación debatió entre toda la dirigencia gobernante y diseñó procedimientos con sus oferentes, pero las peticiones previas de las víctimas fueron insuficientes, desatendidas o simplemente incumplidas.

Contabilizar este lamentable número es una expresión veraz de una realidad que ocultan, y es nuestro deber poner el tema sobre la mesa y decir lo que percibimos; quienes están cumpliendo funciones en estas áreas tan sensibles, no estarían suficientemente capacitadas académicamente para ocupar el cargo que ostentan como debieran, dejando entrever, a vistas de los nombres que ocupan dicho ministerio, el uso partidario de esa cartera, que deja en evidencia que el costo político sólo lo han pagado con sus vidas las víctimas de femicidio, dolor que padecen en consecuencia el entorno que las rodeaba a cada momento del día. 

Alguien debe ser capaz de respondernos, ¿Qué funciona mal? Acaso ¿el presupuesto no alcanza? ¿hay funcionarios que no funcionan? ¿Está mal cuestionar las competencias del área en general, contraponiendo los fatídicos resultados?¿Quién responde, por parte del Estado, a la madre, padre, [email protected], familiares, que perdieron a su ser querido, a cada una de las niñeces que ya no volverán a sentir el abrazo de su madre?

Quienes ostentan los cargos, mayormente fueron parte de la lucha “NI UNA MENOS”, pero pareciera ser, que hoy, su salario y afinidad política obnubila un horizonte promisorio para preservar la vida de cada una de las mujeres argentinas. Sugerimos al gobierno Nacional, que predique con el ejemplo para que a nivel provincial y municipal la lucha contra la violencia de género sea una política pública de Estado, con herramientas a implementar en forma URGENTE.

Desentender esta demanda, que no es única de este espacio, sino también de otras organizaciones sociales, políticas, autoconvocadas, y acompañadas por el total de familiares que lloran la ausencia de su ser querido, será la expresión elocuente para dejar entrever que, el patriarcado camina tanto dentro del palacio municipal, como en los pasillos de casa rosada, y que del contenido de la Ley Micaela poco se han interiorizado.

Y con ello, la evidencia es tal que podríamos aseverar que el patriarcado yace en los intereses políticos, económicos y ansias de poder, sin distinción de géneros, alimentando más desigualdad que la percibida a simple vista. El patriarcado lo sostiene el desinterés de quien ocupa un cargo público y a quienes debemos interpelar.

Al patriarcado lo fomenta la bifurcación que desencadenó dos movilizaciones casi a la par en esta ciudad, priorizando partidismos políticos, por sobre la consigna que debiera encontrarnos en el abrigo y el grito a coro de “NI UNA MENOS”, ayer, era por ahí.

Por eso, este espacio que tiene por finalidad, no alimentar la grieta que fogonean, decidió no marchar. Nos hubiéramos hecho presentes, porque nos propusieron un sueño, de lucha colectiva, hubiésemos marchado porque tenemos convicciones que nuestra bandera no enceguece, quizás a alguien le llegue nuestro mensaje, la reminiscencia de un tiempo, un sueño que fue renovado, y hoy pasó a ser, un intento más, un momento en la historia.

MUMALA es BARRIOS DE PIE en el MOVIMIENTO LIBRES DEL SUR, y como [email protected] sociales y polí[email protected], reflexionamos, y objetivamente profesamos la igualdad de derechos para todas y todos.

Te puede interesar