Gustavo Rago: del “no estaba cómodo en la función” al “Galli no escuchó y se alejó de la gente”

El ex director del Consejo de Salud de la Municipalidad, que tuvo por apenas tres meses a un equipo que tenía muchos proyectos, decidió alejarse del cargo. Dijo que “no estamos acostumbrados a trabajar con políticos”, resaltó la integridad del intendente Maxi Wesner y también recordó la gestión de Galli, al que criticó por no saber escuchar aunque respetó su decisión en el tema hospital. Acá cuenta todo.

Comunidad 17/03/2024 Primera Info Primera Info
GUSTAVO RAGO2
GUSTAVO RAGO2

POR DARIO FARIÑA. Estaba lejos de Olavarría. En Formosa precisamente. Lejos, también, del proyecto que había iniciado en diciembre pasado en el Hospital Municipal “Dr. Héctor Cura”, un proyecto que quedó sin terminar casi abruptamente porque apenas pasaron tres meses y decidió dar un paso al costado como conductor de un Consejo de Salud, un cargo para el que lo fue a buscar el flamante intendente Maximiliano Wesner.

Y en la charla telefónica con Primera Info, el doctor Gustavo Rago habló sinceramente y sin tapujos –tal como acostumbra- de las causas que lo llevaron a dejar ese proyecto que había comenzado en diciembre. Pero también habló del hospital, de la gestión de Galli, el anterior intendente que –según el reconocido médico olavarriense- nunca lo escuchó. A él ni a su equipo, para hacer otras cosas en tema de salud pública. Pero mejor que lo cuente él:

¿Gustavo, por qué renunciaste?

Te voy a decfrir lo mismo que le dije a todos. Renuncié porque no estaba cómodo en la función que tenía. Yo siempre pensé que iba a tener otra función en la dirección y si bien era algo nuevo, era un desafío el Consejo de Salud. Pensé que iba a ser un cargo con funciones meramente de gestión hospitalaria, una parte de administración y recursos humanos. Tengo 38 años como médico y he pasado por hospitales de Buenos Aires, Capital, La Plata e inclusive en el exterior, y soy de una generación vieja donde el director es una figura con cierta responsabilidad, con mucha responsabilidad legal –eso ni hablar-, y después hay otros estamentos que se dedican a hacer otras cosas. Quizá lo que viene a futuro es esto y el tiempo dirá si lo que plantea Maxi (Wesner) con esta nueva modalidad de trabajo es lo que viene. O habrá que volver al secretario de salud.

¿Esa fue la única razón?

Sí. No me sentí cómodo, en una organización donde está un poco desdibujado quién es quién y quién hace cada cosa, donde quedan flotando los reclamos de cada sector. Y no logramos con mis directores (Pablo Nagel y Nicolás Pereyra Díaz), ambos de mi extrema confianza y excelentemente formados en lo médico, además de excelentes personas, lograr lo que queríamos. Es muy bueno conseguir funcionarios buenas personas, honestos, generosos, resolutivos, que saben escuchar, y ellos lo son. Pero no logramos tener la empatía necesaria con la parte del ala política.

GUSTAVO RAGO

¿Por qué?

No somos políticos, no venimos los tres de ese ámbito, nunca les pregunté a quién votaron, si militan o no. Era netamente gestión hospitalaria y además nos conocemos hace mucho. Esto fue como casarte con una novia que recién conoces, es algo así. Sin ensamble ni empatía no hay equipo, y no le echo la culpa a la otra parte. Es autocritica la que hago. Y lo mejor para el hospital y para el intendente en estos casos es dar un paso al costado.

¿Fue una decisión analizada?

Sí, por supuesto. Fue una decisión que no la tomamos de un día para el otro, sino que hacía casi 90 días que estábamos en esa situación, sin empatía para trabajar, y ese tiempo es prudencial para decidir. Había gente que se esperaba para que se fuera aggiornando, pero no lo logramos. Y lo más sano fue que el Intendente tuviera un equipo de salud en forma mancomunada. Me siento frustrado porque había proyectos en carpeta, ya que cuando me vino a buscar Wesner le dije que si le servían esos proyectos, avanzábamos.

¿Cuáles eran?

Le dije tres puntos básicos: primero está el paciente, segundo el empleado y tercero la docencia e investigación. Esta última es el alma mater que forma a los profesionales, médicos y enfermeros, y con buenos profesionales habría buena atención médica y el paciente estará bien atendido. Los segundos puntos, no política, no perseguimos a nadie y no ñoquis. Y Maxi es de escuchar mucho, me llevo una buena impresión de él porque si bien lo conocí poco, es buena persona, es de buena madera. No estoy enojado, para nada. Porque si mañana voy a un asado con él no ningún problema, es receptivo, un tipo bárbaro, buena persona, íntegra. Me voy ahora, pero si necesita una mano y me llama por supuesto que lo ayudaré, como hubiese pasado con Galli, Eseverri o Celeste Arouxet, porque estamos para trabajar para el paciente y para el hospital. Hay un buen grupo de profesionales, con excelente jefe de enfermería (Gabriela Pikar y Antonio Schenk), que los puse como jefes, y de muchos años, con buen manejo, tienen excelentes conocimientos del hospital. Era un equipo que pensé que iba a durar más tiempo y yo tenía la idea de que una vez que todo estuviera encaminado dejaba paso a la nueva camada.

IMG_20231211_104651660_BURST001

¿Alcanzaste a cumplir algo de lo que tenías pensado?

De los 20 proyectos llevamos a cabo tres. En el medio estuvo el paro y se atrasó mucho, más los 10 días de tormenta que nos voló el techo y esto no es justificativo. No es que no se llevó a cabo porque no hubo tiempo para plasmar la idea, sino que el motivo fue que no logramos estar cómodos con el resto del equipo. Lo digo siempre, desde el quinto año de medicina: para que rindan el cien por ciento tengo que lograr un buen ámbito de estudio, sentirse a gusto, respetados, y a los residentes en el hospital les digo lo mismo, que el mejor ámbito de trabajo es lo ideal para que rindan al cien por ciento, y nosotros no estábamos cómodos. No hay que dramatizar. Se fue un director y el hospital sigue funcionando con excelente gente, con un equipo muy bueno de mucamas, secretaria, enfermeros, médicos, y sigue con su ritmo. Cada director le da su impronta y el que entre seguro que será distinta a la mía. Te aclaro: en los 90 días nos juntamos con los servicios médicos del hospital y les preguntamos cuatro cosas: cuáles eran sus necesidades edilicias, cuáles eran sus necesidades tecnológicas, si tenían algún proyecto y cuáles eran las necesidades de recursos humanos. Así que a Wesner le dejamos una carpeta con lo que para nosotros sería el proyecto futuro del hospital, con las necesidades plasmadas en esa carpeta y puestas por los jefes de cada servicio, no de lo que se le ocurre a un director de turno sino lo que nosotros consideramos que es la necesidad de cada uno de los servicios. A eso lo tiene en una carpeta Wesner para que lo tenga y si a él, dentro de cuatro años, le toca dar un paso al costado y venga otro intendente, sería bueno que esa carpeta siguiera en vigencia porque es el norte del hospital.

¿Hay equipo en el Hospital?

Sí, sin dudas. Hay un excelente equipo, que todos se queden tranquilos. Esperamos que la mía sea la primera y la última renuncia. Yo no vengo de la política y no estamos acostumbrados a trabajar como políticos, lo nuestro tiene otros tiempos y otros códigos, somos médicos y quizá faltó eso de política. La vida pasa por otro lado, por estar bien y ser feliz en el trabajo, con la familia y los amigos. Esta fue una etapa inconclusa y me hubiese gustado terminarla. Esto se planteó así y es mejor terminar de buena manera y no salir en forma abrupta o a los portazos, creo que es una buena manera dar un paso al costado cuando uno no está convencido.

¿Cómo encontraste al hospital cuando asumiste?

Mirá, lo dije cuando asumí. Empezamos a hacer críticas de la gestión anterior –no fue mi caso- y cuando nos vayamos seguramente van a hacer críticas de nosotros. Pasa en la actividad privada también. No se dan las circunstancias a veces. Al hospital yo lo conocía porque estaba ahí, se puede mejorar, y cuando se vaya esta gestión también se puede mejorar. Siempre. Hoy el presupuesto de la Nación es corto, pasa lo de la sábana corta, que te cubrís la cabeza y te destapás los pies, o al revés. Si me preguntás si hay dinero para proyectos, te digo que no. ¿Si la gestión anterior dejó cosas para hacer?, te digo que sí. ¿Y esta gestión dejará cosas para hacer?, sí, también. Y lo digo yo que no soy político, no me importa Wesner ni Galli ni nadie. No quiero sacar provecho político de nada, y dentro de cuatro años se va a decir que habrá cosas para mejorar. Nos pasa en la vida, no hay que criticar por criticar, sino que hay que hacer una crítica constructiva. No fuimos a refundar el hospital, no estaba sin funcionamiento, porque los médicos trabajan, los servicios están armados, hay docencia e investigación que trabaja, con sus blancos y negros que tiene el hospital, con sus matices también, pero hay faltantes por problemas de gestión y de insumos porque las droguerías no entregan, por la inflación y la licitación pasa los 30 días. Es que cuando se hace una licitación por insumos, por drogas o equipamiento tecnológico, la licitación en la gestión pública demoran desde que uno la hace hasta que se abona, pasan 90 días y con una inflación del 14 o el 20 por ciento mensual, ningún proveedor está en condiciones de afrontarlas y por eso las licitaciones quedan desiertas.

Frente-Hospital-2-1024x683

¿De quién es el problema?

Es un problema del país. No quiero sacar rédito político de esto. Tengo 60 años. Quizá la crítica a Galli es que no escuchó a los profesionales de la trinchera, a mí no me escuchó. A mis colegas, tampoco, nunca nos escuchó. Es lo único que yo podría decir. Galli invirtió en otra cosa y no en el resonador por ejemplo, pero tendrá sus razones, habrá pensado “tengo el ancho de espadas y quiero hacer un edificio nuevo para internación y no el resonador”. Son puntos de vista. Pero se alejó de los que estábamos en la trinchera, no nos llamó, por lo menos sé que no se sentó a hablar con nosotros. Y se lo advertí. Porque para resolver problemas, primero hay que saber que existen, y también saber escuchar al tipo del barrio por las cloacas, a la enfermera por los turnos, a la mucama, a atención primaria. Eso es fundamental. Una de las cosas que critico de Galli es que escuchó poco, o nada, y uno de los motivos fue alejarse de la gente. Y después perdió. En 38 años como médico aprendí desde el primer momento que debo escuchar antes de revisar al paciente, es un acto reflejo. Eso es lo primero e imprescindible. Si quiero saber cuál es el problema del paciente, de la escuela, del hospital, del barrio, hay que escuchar al actor. Si me encierro en un escritorio y decido conductas, quizá le erre. Y lo que yo digo que es prioritario eso y el primer termómetro del hospital es la enfermera, que es la que sabe, la que está más tiempo con el paciente, y en segundo lugar el médico. Preguntale a la enfermera, que es la que pone el termómetro al hospital.

MAXI WESNER

De Maxi Wesner, Rago destacó su integridad como persona.

¿Qué otros problemas hubo?

Y creo que esto que digo de saber escuchar también va para el sindicato. Debe sentarse a dialogar y saber cuál es la prioridad. Su prioridad son los empleados, y es correcto, y yo apoyo vehementemente la lucha y el reclamo del sindicato porque es justa, porque en eso también está lo que cobran mis mucamas y enfermeras que es poco para lo que hacen. Lo que no adhiero, quizá, es en las formas. Lo dejo en claro para no confundir las palabras: apoyo el pedido del sindicato, porque el reclamo salarial en el hospital es lógico porque lo que ganan es magro, que el paro debe realizarse fuera del ámbito hospitalario para no perjudicar al paciente, que muchas veces debe retrasar sus estudios y muchas veces las resoluciones quirúrgicas, sobre todo en patologías oncológicas. El segundo reclamo que apoyo es a los trabajadores de quirófano. Había cosas obsoletas, hay para mejorar y estaban trabajando en condiciones no ideales en ese aspecto. Lo que no apoyo es que una gestión en 90 días tenga que resolver lo que no se hizo en 10 años, con lámparas cialíticas que estaban desde la época de Eseverri, y en ese lapso no se puede hacer todo de nuevo. Los reclamos son justos y avalados por mí, Gustavo Rago, y hay que hacer un paréntesis porque los medios no fueron los justos. Los reclamos para solucionar eso es el diálogo, y despojarnos de poder y de temas políticos. Es que en segundo lugar está el paciente, y una de las dos premisas no se cumplió. El derecho del paciente no se cumplió, y yo estoy para el paciente, para atender a la gente que tuvo la mala suerte de nacer en un rancho, sin dinero, sin prepaga o sin trabajo en blanco, y esa gente tiene que llegar al hospital. No por elección, sino porque no tiene. Y yo tengo que darle la misma atención, porque los infartos o una fractura se atienden igual en servicio público o privado, y yo a eso lo cumpliré. Por eso defiendo al paciente vulnerable, que no tiene oportunidad de atenderse en privado porque no tiene recursos. La crítica que hago es que hay que sentarse más, las partes deben sentarse, ser menos intransigentes, dejar de lado partidismo y rencores o luchas políticas, sino a este país no lo sacamos adelante. Somos egoístas muchas veces, nos miramos el ombligo y el árbol nos tapa el bosque, pero el bosque es más importante que el árbol.  El país no está así por casualidad, sino por causalidad, que lo llevaron a esto que hoy estamos viviendo. Por ejemplo, el plantel no médico (mucamas, enfermeras, secretarias, etc.) no cobra lo que debería cobrar.

¿Por qué un hospital como el de Olavarría, importante en el centro de la provincia, no tiene un resonador?

El hospital es un gran hospital no solamente por la tecnología, por lo humano, sino que es un hospital escuela que forma profesionales de pre y posgrado. Muchos de los colegas damos clases en la facultad y hay alumnos que hoy son colegas nuestros, especialistas. Es un orgullo muy grande que me da porque estoy con ex alumnos, y que tu discípulo sea igual o mejor es excelente. El hospital de Olavarría es un hospital de referencia, con sus grises, y la gente debe saber que tiene un hospital de punta, si se lo compara con otros del Gran Buenos Aires. ¿Si podemos estar mejor?, también digo que sí. Yo doy clases en la facultad y a los alumnos de quinto año siempre les digo eso de estar cómodos para trabajar.

Galli

El ex intendente olavarriense fue apuntado por el doctor Gustavo Rago. "Decisiones respetables", dijo.

Pero el resonador no está…

Si yo, Gustavo Rago, hubiese sido intendente, pongo la plata ahí y no en internación. Pero Galli tampoco se fumó la plata sino que la puso en otro lugar. Y destaco que Galli dejó dos excelentes salas de clínica médica que inclusive no tiene el sector privado, y en eso soy objetivo. Lo que dejó es un lujo, no hay en privado en Olavarria la hotelería del sector nuevo de clínica médica del hospital, y se está terminando otro sector que será para cirugía, de la misma calidad de hotelería de lo que hizo. Es mucho dinero. Yo la ponía en el resonador, pero está bien disentir, no es malo. Yo lo veo como médico asistencialista, porque si hay un paciente en coma tengo que hacer una resonancia y si acá no funciona entonces debo sacarlo para viajar a Azul o a Tandil. Para mí, como médico, era mucho más necesario un resonador que una buena hotelería. Pero que se quede tranquilo el olavarriense. Es que 1,5 millón de dólares, que es lo que aproximadamente puede costar un resonador, es mucho dinero, es caro. Pero hay que tenerlo, porque lo necesitamos. Y hay cosas que no se pueden resolver con un tomógrafo, de acuerdo con la patología del paciente, y requiere el uso del resonador. Muchas veces tenemos pacientes en coma y hay que sacarlos afuera del hospital, ya sea a un prestador privado o a veces a un prestador fuera del ámbito de la Municipalidad de Olavarría para hacer esa práctica. Pero son criterios. Si Galli me hubiera preguntado, le hubiese dicho que ese dinero lo pusiera en el resonador. Pero él decidió de acuerdo con sus asesores y es muy respetable, elegir esa otra opción. No estoy de acuerdo, sí, pero no hay nada de malo, en el disenso se construye. Aclaro, tampoco rifó el dinero. Pero, reitero, le faltó escuchar a los trabajadores del hospital, así como a los médicos y jefes de servicio para resolver problemas. Por eso a Wesner le dejamos una carpeta, todo bien escrito, que servirá para el futuro.

¿Qué hay que mejorar?

A Neonatología hay que ampliarla para hacerla de alta complejidad, y en los próximos meses o años, tendrá una sala para el recién nacido con problemas patológicos severos, patologías cardíacas o respiratorias, etc, será una terapia intensiva para el recién nacido, que no se puedan resolver en muchos lugares del centro de la provincia por no contar con dicha tecnología, que sí contamos en Olavarría, y además contamos con el recurso profesional como médicos, enfermeras, mucamas para llevar adelante ese servicio. Eso quedó iniciado como un proyecto que teníamos para el centro de la provincia, va de la mano con la maternidad porque por ejemplo si se detectó un problema en una embarazada puede venir a tener su parto allí, a nuestro hospital. Es un proyecto que quedó en carpeta. También lo relacionado con internación domiciliaria: primero, es mejor que el paciente esté en su casa si está en condiciones de estar externado, eso es mucho mejor, que esté en su cama y con su familia, rodeado de sus afectos, para evitar los riesgos de infección. O que espere cinco días en su casa por la prótesis de cadera, por ejemplo. Y en segundo lugar, eso nos permite liberar camas para internar más pacientes y dar altas en forma temprana, ya sea por neumonía a los tres días, y los otros cuatro los pasa en su casa, con un enfermero que lo visita diariamente. Se usa en el mundo este sistema que con José Eseverri lo hicimos y luego dejó de hacerse, y ahora lo reflotamos. Hay cosas que dejamos en marcha, muchos proyectos, como la remodelación de los quirófanos: empezamos con el 2, pero la semana próxima seguirían las remodelaciones, y resuelto ese tema da para seguir con el 3, el 4 y el 6, para que el hospital tenga más quirófanos para que sean usados y así achicar el tiempo de espera quirúrgico. Y se remodelará el 6 por completo, dejándolo operativamente como un quirófano más ya que en la actualidad eso no ocurre.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Te puede interesar
Lo más visto
bandera olavarría

Proponen un nuevo logo municipal basado en la bandera de Olavarría

Primera Info
Comunidad 09/04/2024

Libres del Sur presentó un proyecto de Ordenanza al HCD para que la propuesta se convierta en el logo definitivo, sin cambios según la afiliación política de los mandatarios. Sobre el cambio de logo reciente, expresaron que "aunque visualmente impactante, puede desviar recursos y atención de los verdaderos desafíos comunitarios y las promesas de campaña".