Cómo serán las subas en septiembre, noviembre y enero de luz, agua y gas

Economía 17/08/2022 Por Primera Info
Será a través de un complejo sistema que parte de la división de los usuarios en tres niveles o categorías de acuerdo al nivel de ingreso o la zona dónde viven. Detalles.
royón galmarini tarifas segmentación

Para implementar la quita de subsidios a las tarifas de electricidad, gas natural y agua potable de red el gobierno anunció hoy la puesta en marcha de un complejo sistema que parte de la división de los usuarios en tres niveles o categorías de acuerdo al nivel de ingreso o la zona dónde viven, para el caso del agua.

Cada incremento también dependerá, obviamente, del consumo, mientras que las categorías son: nivel 1 son aquellos argentinos de mayor poder adquisitivo, que no solicitaron el subsidio; nivel 2 engloba a los menores ingresos registrados e incluirán a beneficiarios de la tarifa social. Por último, el nivel 3 es la población con ingresos medios. Estos esquemas se usarán para el gas y la electricidad.

En el caso del gas, se combina con la zona del país de que se trate, ya que en las más frías habrá un impacto más reducido. En el del agua, el criterio para determinar  cómo se quitan los subsidios es la zona geográfica dónde se ubica la propiedad que recibe el subsidio.

Así el detalle de aplicación para cada servicio informado hoy es el siguiente:

Para el gas:

Aquellas familias que pertenezcan al nivel 1 de ingresos se les aplicará una quita total del subsidio para todo el consumo, con aumentos bimestrales, en septiembre noviembre y enero. El total de suba al final de ese período será del 167%.

Para este servicio, el gobierno difundió el siguiente ejemplo: la factura promedio para este sector fue de $1650, sin contar costos de transporte y distribución. Tomando como base de comparación esa factura, el primer aumento llegará en septiembre y será de $338. El próximo tocará en noviembre, de $468. El último está contemplado en enero de 2023, de $649. Así, en el primer mes del año próximo, esa misma familia nivel 1 tendrá que abonar una tarifa de gas de $3105.Serán $1455 de diferencia en seis meses.

Para aquellas familias nivel 3, de ingresos medios, el Gobierno apunta a que haya un “incentivo al uso eficiente del recurso”. Por eso subsidiará un volumen equivalente al 70% del promedio de los umbrales mínimos y máximos de cada categoría y subzona. El excedente será sin subsidio, por lo que el aumento final de ese excedente será también del 167%.

Siguiendo con el ejercicio anterior, un hogar nivel 3 pagó en junio una factura por $1650 en promedio. En septiembre, se encarecerá $115; en noviembre, otros $160; en enero, de $221. En este caso, dentro de seis meses esta misma familia abonará $2146 por el consumo de gas. Se trata de una variación acumulada de $496 en el semestre (30%).E

En cambio, los usuarios del nivel 2 mantendrán la tarifa vigente. Es decir, así como la factura promedio para este segmento fue de $1693 en junio, en enero del año que viene seguirá en los mismos valores.

Desde el Ejecutivo reconocieron que la cantidad de gas demandada por los hogares no está vinculada al nivel de ingresos que tiene la familia, sino por las condiciones climáticas, cantidad de personas que viven en la casa, características constructivas de la vivienda y eficiencia de los equipos.

“El consumo de gas por redes en los hogares ubicados en las regiones más frías del país duplica al de regiones templadas”, explicaron.

Para la electricidad

La novedad principal es que para los hogares ubicados en zonas que no tienen servicio de gas natural, el límite a partir del cual todos los usuarios excepto los del nivel dos pagarán la tarifa plena es de 550 Kw mensuales. Para los usuarios en sectores con gas natural, el límite, como se había anunciado será de 400 Kw.

Más allá de eso, sigue vigente el esquema anunciado de quitas en tres tramos, definidos por ingresos y patrimonio.

En base a un consumo de 300 kWh por mes (es decir, la tarifa subsidiada), el Gobierno compartió un cuadro comparativo de cómo fue la factura de luz en agosto de este año sin impuestos y la que se tendrán que enfrentar los argentinos en septiembre.

Con la Empresa Distribuidora de Energía Atlántica (EDEA), la mayor distribuidora de electricidad del interior de la provincia de Buenos Aires, en agosto los hogares que consumieron 300 kWh pagaron $2119. A partir de septiembre, serán $2980. Son $861 más, en línea con el resto de los distritos, pero en porcentaje es un incremento del 40,63%.

Para el agua

Actualmente se cuenta con 11 coeficientes zonales definidos que permiten administrar la carga tarifaria de manera progresiva.

El Gobierno indicó que la gente paga por litro de agua el 30% de lo que cuesta potabilizarla, en tanto que el Estado cubre 70% del servicio y 30% la empresa con ingreso de recaudación. El último aumento de tarifa fue en marzo del 2019.

Así las cosas, se realiza la quita del subsidio en tres zonas que AYSA agrupó de acuerdo a su código de zonificación que tiene en su marco regulatorio:

Los usuarios del nivel alto tienen quita total del subsidio desde 1 de noviembre.

Los usuarios de medio y bajo tendrán una quita en forma progresiva y se saca en forma definitiva en marzo del 2023, aunque los sectores bajos continúan con un 15 % hasta mayo.

Las personas que tienen tarifa social o comunitaria quedan afuera de este esquema.

Los usuarios que consideren que necesitan solicitar la tarifa social, pueden pedirla. (DIB)

Te puede interesar